Arpilleras de la memoria: el documental de denuncia y lucha de mujeres ariqueñas

Usuarias del Programa de Reparación y Atención Integral de Salud (PRAIS) participan en talleres para contar, reflexionar y evitar que vuelvan las atrocidades de la dictadura.

Un grupo de mujeres con valentía participa en el Prais (programa de reparación y atención integral de salud) para contar y compartir el dolor de sus experiencias durante el golpe cívico militar, con el objetivo de mantener viva la memoria de sus tristes historias. Historias que decidieron compartir con miles de chilenos que sufrieron la violación de sus derechos humanos durante la dictadura.

Apoyar y dar a conocer parte de esta gran labor, fue de interés de AricaDoc, es por ello que realizamos un taller que concluyó en un sensible cortometraje documental donde ellas mismas cuentan parte de su lucha, de sus procesos y del apoyo del Prais. El hilo conductor de este relato es un taller donde crearon arpilleras que muestran lo que en el pasado las marcó para siempre.

Durante 2018, AricaDoc ha buscado entregar herramientas del lenguaje y la comunicación cinematográfica a estudiantes, pobladores de espacios vulnerables, a comunidades rurales y a organizaciones políticas, para que tengan más elementos para contar historias, expresarse y crear reflexión colectiva con su entorno.

Mujeres unidas
A través de los talleres de Prais, el grupo de mujeres  adultas mayores, han encontrado momentos de paz, donde han creado una amistad en base a la sororidad.

“Acá en el Prais tenemos la posibilidad de decir lo que queremos, lo que sentimos y lo que esperamos. Nosotros estamos en una institución que está defendiendo los derechos perdidos de mucha gente. Para nosotros es importante que nos consideren y que haya interés por saber la verdad, cómo hemos sufrido y padecido. A pesar de que nos reímos, siempre llevamos en la memoria todo lo que pasamos en la dictadura”, comentó Nolfa Saavedra, una de las protagonistas de Arpilleras de la memoria.

Silvia Velásquez agradeció estos espacios donde puede compartir, contar su historia y contar con buenos profesionales que las comprendan. “Yo soy reacia a contar lo que me pasó, no me siento cómoda. Se agradece el espacio para que podamos conversar y tengamos a este personal”.  Silvia protagoniza un emotivo momento del documental, donde da un discurso ante sus compañeras, autoridades y familiares durante la inauguración de la exposición de sus arpilleras.

“Venir al Prais, ha sido una gran oportunidad, sobre todo por la confianza, ya que nos dan la oportunidad de expresarnos, al simpatizar con nuestro dolor, no nos sentimos tan solas. Estuve 40 años afuera y al llegar acá me doy cuenta de que tengo compañeras, hemos tenido diferentes dolores, en este espacio hemos sido capaces de decir lo que sentimos sin temor del qué dirán. Para mi todas son importantes”, comentó Ana Argotes.

La profesional Viviana Abarca con emoción destacó la instancia donde cada una de las participantes abre su corazón para contar su vivencias, “que se hayan concretado sus relatos en las arpilleras y en el documental, se agradece y nos reconforta aportar con un granito de arena desde nuestra profesión”.

Jeannette Valenzuela, profesional de Prais, comentó que el proyecto de las arpilleras se realizó con una fuerza bastante femenina, “queríamos visibilizar esa energía femenina que había estado silenciada. Los relatos generalmente son contados por hombres, pero esos hombres tenían a sus compañeras. Se dio una didáctica y clima de sororidad, de compañerismo, fue bonito compartir desde la feminidad. Es emocionante ver como se refleja en el documental”.

Arpilleras de la memoria
El documental Arpilleras de la memoria, fue creado durante tres meses en un taller que realizó AricaDoc con las mujeres de Prais.

En él, Yolanda Badilla, más conocida como “Yolita”, protagoniza un relato donde muestra la organización de las mujeres que piden justicia, recuerdan a sus familiares detenidos desaparecidos y realizan actividades para mantener la memoria viva.

“Fuimos representando todo lo que pasamos en la dictadura. Creo que son pocos los que venimos, debería ser mucha gente más. Hay mucha gente que todavía no se atreve, no sé si quieren decirlo por temor, pero es importante hablar de esto”, comentó Yolita.

El documental fue montado por José “Pepe” Miguel Garrido, coordinador de circulación de AricaDoc quien manifestó que fue un orgullo trabajar con las mujeres de Prais ya que era algo que esperaba hacer hace bastante tiempo, “lo realizamos con mucho respeto. Hablamos de experiencias super personales de ellas y todo lo conversado sirvió para el montaje, que mostra sus realidades, lo que hacen en su día normal”.

Pepe destacó el discurso final del documental, el cual es exclamado por Silvia.

“Sus hermosas palabras resumen todo lo que se quería decir. Ellas son un grupo super lindo de mujeres, creo que pueden ser ejemplo para otras, si hay más personas que les pasó y no han hablado, pueden ser ejemplo, le dan sentido a abrir el corazón. Son un ejemplo de mujeres de lucha para mí”, concluyó.